fbpx
Esencia Estética Bilbao

Bruxismo

Hola! Paso por aquí como de costumbre para acercaros un tema relacionado como no, con la estética, la belleza, la salud…

Hoy vamos a hablar sobre el bruxismo, una patología que sufre casi el 70% de la población en España. Consiste en apretar inconscientemente la mandíbula y rechinar los dientes, produciendo el desgaste de los mismos. Puede darse tanto por el día como por la noche, aunque el más frecuente es el que se produce durante el sueño. El bruxismo nocturno se considera un trastorno de movimiento relacionado con el sueño. Las personas que aprietan o rechinan los dientes mientras duermen tienen más probabilidades de padecer otros trastornos del sueño, como roncar o realizar pausas en la respiración (apnea del sueño).

Pues bien, vamos a ver ahora cuáles son los síntomas de padecer esta patología:

• Rechinar y apretar los dientes con fuerza.

• Dientes aplanados, fracturados, partidos o flojos.

• Esmalte dental desgastado, por lo que se ven las capas más profundas de los dientes.

• Mayor dolor o sensibilidad dental.

• Músculos de la mandíbula cansados o rígidos, o mandíbula trabada que no se puede abrir o cerrar por completo.

• Dolor o inflamación de mandíbula, cuello o rostro.

• Dolor similar al dolor de oído, pero que no lo es en realidad.

• Dolor de cabeza sordo que comienza en las sienes.

• Lastimaduras por morder la parte interna de la mejilla.

• Alteración del sueño.

Vamos a intentar entender un poco cuáles son las causas o a qué puede deberse que tantas personas presenten esta patología y que la haga tan común entre los españoles. Aunque existen diferentes teorías sobre las posibles causas de su aparición, por el momento se desconoce el origen real de este problema de salud dental. Un gran número de expertos coinciden en que el estrés y los trastornos de sueño podrían ser una de las principales causas de esta dolencia, aunque también contemplan otros factores que pueden intervenir en la aparición de bruxismo, como son: la mala alimentación, la alineación inadecuada de los dientes, la presencia de trastornos respiratorios durante el sueño, las malas posturas a la hora de dormir, ansiedad, frustración, tensión, también puede ser una estrategia de afrontamiento o un hábito durante la concentración profunda…

Además de estas causas que hemos enumerado hay factores que aumentan el riesgo de padecer bruxismo a tener en cuenta también que son:

• Edad: el bruxismo es frecuente en los niños pequeños, pero suele desaparecer en la edad adulta.

• Tipo de personalidad: tener un tipo de personalidad agresiva, competitiva o hiperactiva puede incrementar el riesgo de tener bruxismo.

• Medicamentos y otras sustancias: puede ser un efecto secundario poco frecuente de algunos medicamentos psiquiátricos, como ciertos antidepresivos. Fumar tabaco, beber bebidas con cafeína o alcohol, o consumir drogas recreativas puede incrementar el riesgo de padecerlo.

• Familiares con bruxismo: el bruxismo nocturno suele ser un rasgo de la familia. Si lo tienes, es posible que otros miembros de tu familia también lo tengan o lo hayan tenido.

• Otros trastornos: puede estar relacionado con ciertos trastornos médicos y de salud mental, como enfermedad de Parkinson, demencia, epilepsia, terrores nocturnos, trastornos relacionados con el sueño, como apnea del sueño, y trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

¿Cuáles son las consecuencias de padecer bruxismo?

Además de hipersensibilidad dental y dolor constante en los músculos faciales y en los dientes, puede provocar otros problemas como:

Hipersensibilidad aguda (al rechinar los dientes, las piezas dentales se desgastan, astillan y rompen produciendo dolor en la zona mandibular), Sensibilidad dental (especialmente al frío, al calor y a los alimentos dulces), Irradiación del dolor (el malestar puede extenderse por otro órganos produciendo dolor de cuello, oído o cabeza).

Cuando el problema del bruxismo no se corrige a tiempo suele desembocar en patologías o alteraciones articulares y en una disyunción maxilar que puede producir trismo (un síntoma que dificulta o limita la correcta apertura de la boca) e, incluso, llegar a generar una contractura muscular muy dolorosa.

Tengo una buna noticia para ese 70% aproximado de personas que padecen bruxismo, ¡hay una solución para ello! Mediante la inyección de toxina botulínica directamente en el músculo logramos aliviar la presión producida por este activo involuntario de nuestra mandíbula.

Cada sesión dura aproximadamente 20-30 minutos, dependiendo del tipo de bruxismo de cada paciente. Es un tratamiento que apenas duele ya que prácticamente no se siente el pinchazo. A los quince días el músculo pierde fuerza y tamaño. Esto se traduce en una gran sensación de alivio que se extiende por la cara y cuello. La duración de los efectos de la toxina botulínica oscila entre 6 y 12 meses. Por eso, cuando el paciente comienza a notar otra vez las típicas molestias causadas por el bruxismo, debe acudir a su centro médico estético para repetir el tratamiento.

¡Pero esto no es todo!

Aplicar toxina botulínica en el masetero tiene otros beneficios adicionales de los que podrás beneficiarte.

Ayuda a afinar el rostro y a definir los pómulos, porque al suavizar los músculos de la mandíbula, el hueso se ve más pronunciado y esculpido.

Pues con esto ya sí que termino. Espero como siempre haber podido ayudaros a aclarar dudas, a conocer el tema si es que no habías oído hablar nunca de ello, o simplemente lo padecías y ni siquiera te habías dado cuenta.

En el centro médico estético Esencia estarán encantadas de poder resolver cualquier otra duda que pueda surgirte acerca de este tema o de cualquier otro, no te lo pienses mucho y solicita tu consulta con la médico y empieza a poner solución a tu problema.

Os dejo, hasta otro día, un saludo.

0 Comentarios

× ¿Cómo podemos ayudarte?