fbpx
Esencia Estética Bilbao

Nutrición

Buenos días, empezamos nuevo año y con él, como todos los años… nuevos propósitos y objetivos por cumplir. El más repetido de todos sin duda alguna es comenzar con buenos hábitos alimenticios, empezar a hacer más deporte, bajar esos kilitos que nos sobran, depurar un poco de las navidades… en definitiva, ¡empieza la operación bikini! Y mejor empezar ahora que luego vienen las lamentaciones, a toda prisa, a última hora.

Lo más importante es siempre hacerlo de la mano de un profesional y no por cuenta propia. Muchas personas piensan que ir a un nutricionista es importante solo cuando tienes unos kilitos de más. El nutricionista no solo es importante para esta situación, sino que puede cambiar tu vida.

Hoy en día el interés por tener una alimentación saludable crece más y más. Con ello, incrementa la cantidad de personas que, sin ser nutricionistas, comienzan a decir diversos argumentos sin sustentación por algún artículo de investigación. Además, para crear un plan alimenticio ideal para ti, necesita diversos valores como el peso, talla, edad, nivel de actividad física, entre otros; por eso no puedes nunca realizar una dieta de otra persona ya que tus valores y los suyos no son similares. Ten en cuenta que acudir a un nutricionista no tiene nada de malo, pues no siempre significa que tienes que bajar de peso, sino que tienes que aprender a comer. Debemos controlar lo que comemos de acuerdo a lo que necesita nuestro cuerpo día a día y así mantener un estilo de vida saludable.

Mitos vs realidad sobre los nutricionistas:

1. “Un nutricionista solo va a ayudarte a bajar de peso”

¡Mentira! Es solo uno de los objetivos, porque un nutricionista también te puede ayudar a aumentar y definir tu masa muscular, mejorar el rendimiento deportivo, controlar la retención de líquidos, mejorar tu digestión o enseñarte a comer bien para mejorar tu calidad de vida.

2. “Los planes nutricionales recomendados son estrictos y monótonos”

No te lo creas, un buen nutricionista adaptará y personalizará tu alimentación en función de tus hábitos, objetivos o gustos.

3. “No quiero estar continuamente siguiendo una dieta”

La idea no es que debas seguir una dieta durante toda la vida, si no que adoptes y adquieras unos hábitos alimenticios saludables.

La nutrición es el concepto que hace referencia al proceso mediante el que el organismo asimila los nutrientes de los alimentos a través de una serie de fenómenos espontáneos, como son la digestión, la absorción de los nutrientes a la sangre a través del tubo digestivo y la asimilación de los mismos por las células del organismo. Y es por ello, que gracias a estos fenómenos llevados acabo por la nutrición, se toma la energía necesaria para poder llevar a cabo el resto de las funciones vitales, además de para desempeñar las actividades cotidianas.

Una nutrición adecuada, es importantísima para que el cuerpo pueda obtener los mejores resultados de acuerdo a sus recursos o necesidades, así como también prevenir o curar enfermedades relacionadas con la alimentación.

Su importancia para el buen funcionamiento del organismo radica fundamentalmente en que los hábitos alimenticios sean adecuados. Si bien parece simple corregir malos hábitos, la realidad nos muestra que es mucho más complicado de lo que parece y que las enfermedades relacionadas con la nutrición son hoy en día una preocupación mundial.

Se estima que la obesidad tanto como la desnutrición afectan a mayor parte de la población mundial. Por este motivo, la educación en nutrición y las campañas informativas se han convertido en las líneas de actuación principales de los programas de políticas de salud preventiva en todo el mundo.

La nutrición es salud. El consumo diario de estos nutrientes, así como llevar a cabo hábitos saludables, como la práctica de actividad física de forma regular, son uno de los pilares de la buena salud y el desarrollo físico y mental. Es por ello que la nutrición contribuye de manera directa para reforzar el sistema inmunitario, contraer menos enfermedades...

Tenemos ejemplos claros de consecuencias de una mala nutrición, ya que como nos señala la Organización Mundial de la Salud, la malnutrición es una de las causas más importantes consideradas como factores claves de mortalidad en el mundo, y por supuesto, en los países menos desarrollados, donde un porcentaje elevado de su población sufre enfermedades o, en el peor e los casos, fallece a consecuencia de una mala nutrición.

Algunas de las razones para acudir a un nutricionista pueden ser:

1. Si tienes diabetes, problemas cardiovasculares o hipertensión arterial. Un especialista en nutrición constituye una pieza elemental en tu equipo médico si tienes alguna de estas enfermedades, dado que te ayuda a adecuar tu plan de alimentación de forma segura y sin comprometer el sabor o la nutrición de tus comidas.

2. Si quieres bajar o subir de peso. Un profesional no te dice bien si es necesario que subas o bajes de peso (y cuánto) sino que, además, te ofrece una dieta acorde a ese objetivo, ya sea sugiriendo fuentes de calorías adicionales o con un plan alimenticio que restrinja ciertas calorías. Además, el especialista puede ir más allá y recomendarte cambiar algunos hábitos cotidianos como, por ejemplo, realizar actividad física.

3. Si tienes problemas digestivos. El nutricionista es clave para revisar tu dieta y ver qué alimentos están afectando a tu aparato digestivo. A veces es cuestión de realizar algunos cambios, como evitar los alimentos fritos, gaseosas o el exceso de cafeína, por ejemplo.

4. Si quieres saber más para comer con inteligencia. Al tratarse de “educadores nutricionales”, un nutricionista puede enseñarte, por ejemplo, al leer las etiquetas en el supermercado, descubrir como cocinar sano a bajo costo, que es lo mejor para pedir si vas a comer fuera y como no picotear entre comidas en el trabajo.

Algunas de las razones para acudir a un nutricionista pueden ser:

5. Si quieres mejorar tu rendimiento deportivo. Todos los deportistas de elite tienen su nutricionista. Esto se debe a que este profesional es el compañero perfecto para saber si tu relación grasa-músculo es la correcta, y para decirte como mejorar tu rendimiento físico a través de una dieta balanceada que incluya todos los nutrientes necesarios.

6. Si estás o quieres quedarte embarazada. Estos son momentos donde el cuerpo debe estar preparado y “súper equipado” para gestar el bebé. Por eso, se requiere cierta guía de un profesional respecto a qué nutrientes y vitaminas especiales son necesarios en cada etapa del embarazo, desde el ácido fólico, el calcio, hierro, entre otros.

7. Si necesitas orientación sobre la lactancia materna. Un nutricionista también sirve en esta etapa, posterior al parto, para orientarte sobre los alimentos que pueden proporcionarte el suficiente hierro, vitamina D, fluoruro y vitaminas de complejo B.

8. Si sufres de algún trastorno alimenticio. Un especialista en nutrición puede realizar un seguimiento profesional, desde la dieta, a cualquier persona que sufre un trastorno de alimentación, ya sea anorexia, bulimia o problemas de sobrepeso.

9. Si estás en la tercera edad. Un nutricionista puede ayudar con temas que van desde qué alimentos comer, hasta qué medicación es la más adecuada, cómo estar bien hidratado, qué dietas especiales son necesarias ante la hipertensión y otros temas típicos de la edad, como el cambio de las papilas gustativas debido al envejecimiento.

10. Si estás pensando en hacerte o te hiciste un bypass gástrico. Este tipo de cirugías hacen que el estómago solo pueda gestionar pequeñas raciones de alimento. Esto es un desafío a la hora de obtener la cantidad adecuada de nutrientes que el cuerpo necesita. Un nutricionista, junto con el médico, puede desarrollar un plan de alimentación para las nuevas necesidades.

Es sumamente importante también que si estás pensando o ya estás realizando cualquier tipo de tratamiento corporal en el centro de estética para mejorar tu aspecto cuentes también con orientación sobre la alimentación que debes llevar y así obtener los mejores resultados posibles. ¡Tratamiento estético y nutrición son la pareja perfecta!

Bueno, creo que esto son razones suficientes como para que al menos os lo penséis. Empezar el año cuidándonos desde dentro hacia afuera. Veréis como en solo un mes de cambio de hábitos ya empezáis a notar muchísimos cambios en todos los niveles y aspectos.

Por supuesto, no dudéis en llamar al centro Esencia y preguntar sobre los días y horarios disponibles con la nutricionista para realizar la primera consulta.

Como siempre, un placer, un saludo.

0 Comentarios

× ¿Cómo podemos ayudarte?