fbpx
Esencia Estética Bilbao

La Importancia de una buena rutina de cuidado facial

Muy buenos días hoy tratamos la base de las bases, un tema que todos deberíamos conocer, tener en cuenta y aplicar en nuestro día a día pero que a veces, por falta de tiempo, cansancio, falta de costumbre, o simplemente falta de conocimientos sobre el tema hacen que no lo tomemos en serio o no lo realicemos correctamente y a diario.

Probablemente no le des tanta importancia a tu piel, pero lo cierto es que deberías hacerlo. Una rutina de cuidado facial adecuada es esencial ya que la piel es la principal barrera protectora de nuestro cuerpo frente a las agresiones externas.

Así que, ¿por qué no devolverle el favor?

La clave para mantener su resistencia es tratarla adecuadamente invirtiendo en los cosméticos adecuados.

¡Que levante la mano la quien sea perezosa/o a la hora de limpiarse el cutis por la noche! Llegamos a casa cansadísima/os de todo el día, y lo único que nos apetece es relajarnos. Pero como has escuchado muchas veces, la piel tiene memoria y se acordará de todas esas noches en las que no la has limpiado en profundidad.

Adoptar una rutina diaria de limpieza de cutis en casa hará que retiremos de la piel las células muertas y le devolvamos la vitalidad, librándola de impurezas y logrando prevenir su envejecimiento prematuro.

Vamos a ir paso por paso conociendo la importancia de cada uno de ellos:

· Leche limpiadora

Probablemente fue el cosmético con el que te iniciaste en la limpieza facial (puede que tu madre tuviera algo que ver en eso). Y puede que lo abandonaras después por motivos varios: porque tenías la piel más grasa, por la comodidad de usar toallitas limpiadoras, por todo lo bueno que se dijo del agua micelar… Sea como fuere, que la leche fuera el producto que usaba tu madre, y que probablemente siga usando, tiene una explicación: limpia en profundidad la piel.

Para pieles sensibles y/o deshidratadas lo más aconsejable es la leche limpiadora. En primer lugar, porque contiene propiedades hidratantes además de limpiadoras y no reseca. Además, arrastra todas las impurezas acumuladas durante el día y no solo el maquillaje.

Puede que el gran inconveniente a la hora de usar leche limpiadora es que para muchas personas no aporta sensación de limpieza absoluta y profunda. Pero bien usada, sí limpia en profundidad.

En Esencia, para comenzar con una limpieza en profundidad, se recomienda extender por el rostro la leche limpiadora sin realizar mucho masaje y retirar con kleenex, repetir la operación dos veces, una para arrastrar al máximo el maquillaje y otra para retirar restos y terminar de limpiar.

· Tónico

El tónico era un producto imprescindible. No se concebía una rutina de limpieza sin este paso. Madres y abuelas insistían en que era imprescindible para que la piel quedara limpia de verdad. No les faltaba razón, sin embargo, el mundo de la limpieza y desmaquillado facial evolucionó en busca de nuevos productos que nos facilitaran la vida y convirtieran la limpieza en un proceso ultrasensorial. Y, de forma colateral, el uso del tónico quedó en un plano secundario. Pasó de ser opcional a ser optativo. La culpa la hemos tenido nosotras mismas, que, abrumadas por las bondades de las aguas micelares, espumas de limpieza, aceites desmaquillantes (y un largo etcétera) nos olvidamos de un viejo conocido. Con el tónico conseguimos equilibrar la piel y esto es súper importante para tenerla bonita y radiante.

Expertos afirman que es esencial. Y lo es porque refresca, cierra los poros, ayuda a eliminar los últimos restos de suciedad que han podido quedar durante el ritual de desmaquillado y deja la piel preparada para recibir la hidratación y para que el producto que apliques después penetre mucho mejor.

Asumido esto, no podemos olvidar otra de las cosas que ocurren en tu piel cuando no usas tónico facial: tu PH no se regula. Los productos de limpieza suelen ser bastante ácidos (para que sean efectivos), lo que afecta de manera directa al PH de nuestra piel. Y solo el tónico será capaz de equilibrarlo.

Al aplicarlo, puede que notes un pequeño picor, tranquilas/tranquilos, tiene una explicación. En ese momento está haciendo su trabajo equilibrador. Cuanto más notes ese picor, más afectada está tu piel, por tanto, mayor trabajo tiene que hacer el tónico.

El hecho de que muchos productos cosméticos no tengan alcohol (y se utilice como reclamo de venta) no implica que el alcohol sea perjudicial para la piel. De hecho, expertos nos recuerdan que el alcohol es un ingrediente cosmético totalmente seguro (cuyo uso está aprobado por la FDA) dado que en cosmética se usa en concentraciones bajas y necesarias en algunos casos.

Los tónicos que contienen alcohol son los que se utilizan para pieles con problemas de acné. Desinflaman la zona afectada, controlan la producción de sebo y mantienen la piel limpia. Para pieles grasas también, pero en menor porcentaje.

¿Tienes la piel sensible? Podrás usar tranquilamente un tónico facial. Hay versiones calmantes adaptadas a este tipo de piel. Se trata de tónicos a base de lavanda, rosas, caléndula, Azahara o romero.

El tónico lo aplicaremos con algodones a toques o lisajes por todo el rostro, nunca con papel ya que perderemos todo el producto. Extiéndelo sin mucha presión y déjalo secar al aire. Debes utilizarlo mañana y noche, sin excusa, después de cada ritual de limpieza.

Ahora bien, voy a hablaros de la triple o doble limpieza coreana, algo por lo que apuestan en Esencia a ojos cerrados.

Podemos hablar de doble o triple limpieza, de hecho, lo importante es el concepto de una limpieza en profundidad. Los pasos no hacen más que responder al tipo de producto que necesitamos y a su función. No se trata de repetir dos o tres veces el mismo proceso por cuestiones de marketing, sino de usar lo que realmente funciona. Si sólo pudiéramos quedarnos con un paso de la rutina, sin duda, sería el de la doble o triple limpieza.

1. Fuera el maquillaje: Para empezar, debemos eliminar los restos de maquillaje. Las zonas más importantes: ojos y labios, que a menudo llevan productos muy resistentes.

En la triple limpieza el primer paso sería un desmaquillante bifásico para ojos y labios (aunque si no fuésemos maquilladas no haría falta). Este paso es importante porque la zona del contorno de ojos y de labios es más sensible que el resto de la piel del rostro y por eso necesitamos productos mas suaves y algo que sea muy eficaz para no tener que frotar en exceso.

2. Limpieza general: Lo siguiente es limpiar todo lo que a lo largo del día se ha pegado a nuestra piel: como los restos de la polución o los tratamientos que hemos ido aplicando.

Después de ese paso seguiríamos con un limpiador con base aceitosa, puede ser un aceite desmaquillante o un bálsamo, lo importante es que la base sea oleosa. Es necesario para retirar no solo maquillaje, sino también otros productos que hayamos aplicado en nuestra piel como la crema hidratante o la protección solar (indispensable cada día), por eso cuando nos preguntan si hay que hacer la doble limpieza aunque no nos maquillemos, la respuesta es sí.

Las leches y desmaquillantes son la mejor opción.

3. Adiós a las impurezas: Por último, necesitamos librarnos de las impurezas y las células muertas que ha generado nuestra propia piel. A continuación, aplicamos un limpiador con base acuosa puede ser un gel o una espuma. Este paso lo que hace es limpiar la piel. No debemos olvidar que el paso anterior lo que ha hecho es retirar el producto, por lo que ahora debemos trabajar directamente sobre la “piel desnuda”. De esta manera conseguimos hacer una limpieza en profundidad, retirando células muertas y resto de suciedad que ayuda a limpiar los poros y a minimizarlos. Los poros nunca van a poder cerrarse porque a través de ellos transpira la piel, pero si es cierto que, al mantener la piel limpia, el poro es visiblemente más pequeño.

Espero que toda esta información os haya servido de ayuda para orientaros un poco sobre la importancia de una buena rutina de limpieza diaria en vuestros hogares día a día y la mejor manera de realizarla para que sea eficiente y veáis los resultados.

Una vez más, un saludo y un grandísimo placer.

0 Comentarios

× ¿Cómo podemos ayudarte?